TELÉFONO:         630970860

E-MAIL:         comunicacion@sergiogalan.com

Síguenos en

agosto 2017

La corrida Prevista para hoy en Cuéllar se ha tenido que aplazar por las lluvias. Se celebrará el próximo viernes 1 de Septiembre con una modificación en el cartel. Leonardo Hernández, anunciado en el cartel, será sustituido por Andy Cartagena. El cartel queda de la siguiente forma: Andy Cartagena, Sergio galán y Mario Pérez Langa.

Ovación con fuerte petición de oreja para Sergio con el que abría plaza. Se fue con Amuleto hasta la misma puerta para recibirlo a portagayola, un toro que sale distraído y poniéndose por delante al que Sergio lo para en los medios. Salió Ojeda con esa fuerza arrolladora para intentar sacarlo de tablas. Toreó a dos pistas para batir y clavar en todo lo alto, todo muy templado para encelarlo al aquerenciado astado. Sigue Ojeda ofreciéndole los pechos sin necesidad de clavar y echándole la cara. Salió el joven Bambino piafando en el centro del ruedo. Precioso y elegante Bambino realizando un passage hasta

Ovación con saludos para Sergio en su primer toro. Un toro sin celo y que sólo buscaba las tablas se lo puso muy difícil al torero, el cual, estuvo muy por encima de su oponente y supo sobreponerse a este contratiempo. Comenzó parando en los medios con Amuleto donde dejó un solo rejón. En banderillas salió Ojeda y a continuación Bambino, buscaban siempre la reunión en los medios con un toro que no quería nada con ellos. Bonito balanceo el que dejó Bambino sin olvidar el genio de Ojeda dando siempre la cara. Para finalizar eligió a Óleo con el que realizó un bonito carrusel

Ovación para Sergio en el primero de su lote. Toro de nombre Oitavo al que recibió Sergio con Amuleto, un toro complicado y muy justito de fuerzas que no le puso las cosas fáciles. Sergio apostó por Ojeda para abrir el tercio de banderillas y lo compartió con Titán, para rematar sacó a Óleo con el que arriesgó mucho al poner un carrusel de cortas y adornarlo con una rosa. Rejonazo que no le es suficiente y tiene que echar pie a tierra. Si Oitavo fue complicado, su compañero, el quinto de la tarde, no se quedó atrás. Un toro que sólo embestía si veía