Go to Top

TARDE MUY COMPLICADA PARA SERGIO GALÁN EN ARANDA DE DUERO.

Tarde muy complicada para Sergio Galán en Aranda de Duero, con toros de Juan Albarrán muy bajos de casta, en la que el rejoneador ha tenido que hacer uso de toda su profesionalidad para poder torear al lote que le ha correspondido en el sorteo.

Primero Toro

Sergio Galán recibió a su primer toro montando a Amuleto con el que clavó un rejón de castigo, ya de salida el toro estuvo muy distraído con falta de fijeza, demostrando una bajísima casta, buscando constantemente la salida. En cuánto el rejoneador intentaba obligarle lo más mínimo el toro se marchaba a tablas.

Con Ojeda Sergio inició el segundo tercio, con este caballo puso tres banderillas intentándolo de todas formas y manera para provocar la embestida del toro, tarea harto difícil.

Con Trópico el rejoneador lo siguió intentando colocando dos banderillas teniendo que arriesgar muchísimo ante la falta de codicia del toro. En estas circunstancias es prácticamente imposible poder hacer faena. Pero una vez más el rejoneador de Tarancón demostró que cada tarde hay que salir a darlo todo por el público, aunque en algunas, como la de hoy, la falta de colaboración de los animales no permita lucimiento.

Como suele ser habitual, para finalizar la faena,  Sergio utilizó a Fado, puso dos banderillas cortas con mucha dificultad pues no había forma de sacar al toro a los medios. Por esta misma circunstancia fue imposible una buena colocación del rejón de muerte, por lo que el jinete tuvo que echar pie a tierra para descabellar.

Segundo toro

Inició la lidia Sergio Galán de su segundo toro con Descarado con el que clavó un rejón.  Este toro, de salida, dio la impresión de una mayor colaboración que el primero. Pero la realidad vino a demostrar que no iba a ser así.

Con Capricho inició el segundo tercio poniendo dos banderillas, una de ellas en los medios muy de frente, reuniendo muy al estribo y la segunda de gran riesgo, pues el toro estaba muy pegado a tablas.

Con Apolo, Sergio puso dos banderillas más, no pudiendo poner el par a dos manos al ver la imposibilidad del toro. El caballo se ha comprometido mucho con su clásico passage y pegándose a milímetros de él aun sabiendo lo complicado que resultaba, pero la falta de colaboración del toro hizo imposible la transmisión del esfuerzo del rejoneador al público.

Nuevamente salió Fado en el último tercio y para cerrar la faena, Sergio puso dos rosas. De nuevo, la falta de colaboración del toro imposibilitó la buena colocación del rejón, teniendo que de nuevo echar pie a tierra para descabellar.

Tarde muy complicada la de hoy en Aranda de Duero con unos toros de Juan Albarran, muy bajos de casta que han hecho imposible desde todo punto de vista el lucimiento del jinete.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+