El rejoneador Sergio Galán y el empresario José María González de Caldas han roto la relación de apoderamiento que les unía desde el mes de noviembre del año pasado. La decisión se tomó ayer en el transcurso de una cena y de manera muy cordial después de valorar una serie de circunstancias. Tras un año juntos, el conquense quiere destacar el buen trato que ha recibido por parte de su hasta ahora apoderado y la amistad que les seguirá uniendo.