Go to Top

Sergio Galán, triunfa rotundamente en S. Lorenzo de la Parrilla.

CORRIDA DE TOROS MIXTA. 7 de agosto de 2016. SAN LORENZO DE LA PARRILLA.(Cuenca)

2 toros de la ganadería de D. Francisco Galache para rejones y 4 de la ganadería de Dª Brígida Díaz Guerra para la lidia a pie.

SERGIO GALÁN. 2 Orejas y 1 oreja.

MORENITO DE ARANDA. 2 Orejas en cada toro.

FRANCISCO JOSÉ ESPADA. Silencio y 2 Orejas.

 

Un Capricho… llamado ¡¡¡OJEDA!!!

Hoy dos caballos han sobresalido por encima de los demás, dentro de la excelente cuadra de Sergio Galán, dos caballos que han demostrado dos cosas, la primera,  que uno es de los mejores caballos de banderillas que hay en España y la segunda, que el otro, sigue creciendo día a día, eso sí, demostrando de que pasta están hechos. Si uno puede con todos los toros, el otro dice que ha nacido para ser figura en esto del toreo a caballo. Hablamos de Ojeda y Capricho respectivamente.

Ojeda se los pasa de pitón a pitón como si estuviera comiendo un librillo de heno y Capricho los lidia como si llevara toda la vida en esto y solo les recuerdo, que debutó el año pasado. Ninguno de los dos hoy han dado un paso atrás para conseguir el sitio que se merecen en la cuadra del rejoneador de Tarancón.

Pero no piensen que el resto del equipo equino de Sergio no ha dado la talla, todo lo contrario, hay ha estado Ben-Hur en el primer toro, caracoleando en los medios dejando al de Galache casi sin cintura futbolísticamente hablando. Hay ha estado Amuleto parando y templando la embestida del segundo. Por supuesto no han faltado las piruetas de Titán y dos pasadas ceñidas a pitón contrario para dejar un sitio de excepción, donde Sergio ha clavado dos pares de banderillas a su primero.

Con Ápolo dejando muestra de su clase en el ruedo de San Lorenzo de la Parrilla, con ese tranco de galope que hace que se pare el tiempo y hasta la respiración, para dar una última arrancada y clavar un par de banderillas, batiendo a pitón contrario, levantado y arrancando los aplausos en los tendidos.

Y llega el momento del punto y final. Entonces sale ese caballo perla llamado Óleo, -no se puede galopar más despacio para llegar a la jurisdicción del toro-, para recrearse en la ruleta de las cortas y las rosas y  clavando en todo lo alto el rejón de muerte.

Incluso pinchando en lo alto, también se da en el hueso, pero hay queda esa muestra, de que los toros se matan enterrando la espada o en este caso el rejón, siempre por derecho y en lo alto.

¿Alguien puede pedir más?.

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+