Dos corridas toreadas y dos puertas grandes incontestables es la tarjeta de presentación que Sergio Galán ofrece en los comienzos de la temporada 2018. Un año que afronta especialmente motivado y que, teniendo en cuenta su depurada técnica y ambición, induce a pensar que va a resultar apasionante. Sergio atraviesa por un excelente momento artístico y ello, unido a su cuadra competitiva, garantiza una campaña llena de triunfos como los que tuvo en Valencia e Illescas.

-En las numerosas ocasiones que toreó en la Feria de Fallas siempre consiguió éxitos notables, pero el logrado hace escasos días resultó mas compacto y redondo.
-La verdad es que desde mi presentación en Valencia, cada vez que toreo en esta plaza me encuentro muy a gusto. Empatizo muy bien con los aficionados valencianos y me siento comprendido y apoyado. Cuando he toreado compartiendo cartel con cinco compañeros más, al enfrentarme a un solo toro, no me permitía desarrollar toda mi tauromaquia. En el caso de este año, al tener la oportunidad de lidiar dos astados, me he sentido menos presionado y, asimismo, he tenido la posibilidad de  mostrar con mayor claridad el toreo que llevo dentro. Recuerdo con bastante precisión mis distintas actuaciones en la Feria de Fallas. Posiblemente, la de este 2018 ha sido una de las que más me ha llenado como toreo y la he disfrutado de manera especial.

“No hay muchos caballos con la condición física o el valor necesario para ir a portagayola. Amuleto sí me da plena seguridad”

-Sin ser su lote el  mejor, lo cierto es que tuvo relevante calidad. ¿Cómo valora su actuación?
-Con matices, la corrida de Fermín Bohórquez tuvo calidad. Mi primer toro, pese a presentar dificultades en los embroques, tuvo ritmo. El segundo fue noble, por delante mostró calidad y durante su lidia mostró buen comportamiento. Sin embargo, la faltó galope y eso restó vibración en la faena.

-Con frecuencia se va a la puerta de toriles para recibir a los toros a portagayola. ¿Siente especialmente esta suerte?
-Es una suerte que siento, y con bastante frecuencia me gusta llevarla a la práctica. Encierra dificultades y riesgo. Sobre too porque no tienes ninguna referencia sobre el comportamiento del toro, ni puedes intuir sus reacciones. Además, el toro viene ya galopando, mientras que el caballo está prado, y para no ser arrollado tiene que actuar con total serenidad y desarrollar en pocos metros y escasos segundos considerable velocidad. No hay muchos caballos que tengan la condición física ni el valor sereno necesario para aguantar la presión que esta situación genera. Amuleto, además de darme plena seguridad, disfruta y creo que l a interpreta con bastante pureza.

-Aparte de Amuleto, el resto de caballos que participaron en la lidia -Apolo, Ojeda, Titán…- para su comienzo de temporada demostraron que se encuentran en plenitud.
-Todos tienen mucha calidad y años de experiencia. Estos factores contribuyen a que haya que trabajar menos con ellos durante el invierno y conserven un alto nivel técnico. No obstante, durante los mese que no se han enfrentado a toros han seguido un plan de trabajo, pensado para su correcto mantenimiento físico, además de practicar con el carretón, la vaca mansa, incluso, en los días previos al comienzo de la temporada lidiar algún toro a puerta cerrada.

“La doma y preparación de un caballo es larga y compleja. Cada uno presenta características físicas y psicológicas distintas. Conviene hacer un plan de trabajo personalizado”

-Tampoco desentonó Embroque.
-Embroque es un caballo joven, hijo de Vidrié y marcado con mi hierro. El pasado año ya toreó en plazas de máxima responsabilidad como Madrid y demostró buena técnica y múltiples cualidades. Todavía se está forjando y necesita algo de tiempo para llegar al cénit de su carreta. Esto convencido de que este año va a cuajar muchos toros.

-La impulsión es un factor determinante para que las acciones y reacciones del caballo delante de la cara del toro resulten firmes y eficaces. ¿Cómo consigue usted que sus caballos se impulsen con la potencia y seguridad con que lo hacen?
-La doma y preparación de un caballo torero es larga y compleja. Cada caballo presenta unas características físicas y psicológicas distintas. Conviene hacer un plan de trabajo personalizado, basado en distintos ejercicios gimnásticos dirigidos a potenciar la fuerza y elasticidad de todo el cuerpo. Es muy importante trabajar el dorso, para que éste se muscule al tiempo que resulte flexible. Aparte conviene trabajar el paso, puesto que es un aire muy importante. Si un caballo no se desplaza correctamente al paso, es muy difícil que galope con fluidez y ligereza. Después, cuando avanza de manera adecuada al paso en ambas direcciones y sus trancos son francos, regulares y conservan proporción espacial, comienzo a trabajar el trote. Y cuando el caballo se encuentra cómodo en este aire, voy procurando de manera progresiva vaya metiendo los posteriores debajo de la masa, para que su galope resulte cadenciado, fluido y ligero.

-El par a dos manos es una suerte vistosa que interpretan las grandes figuras. ¿Cómo la interpreta usted?
-Sin duda es una de las suertes más espectaculares, pero también más complicadas del toreo a caballo. Exige que se den distintos factores, primero, y sincronizarlos, después. En principio hay que conocer al toro y percatarse del ritmo de su galope. Después, hay medir muy bien las distancias, teniendo en cuenta la velocidad del toro. Y, por último, hay que ir muy de frente, muy despacio, esperar a que el toro meta la cabeza debajo del estribo, para, en ese momento, el torero a caballo dar el pecho al tiempo que mete el hombro contrario. Además, el caballo debe ir libre, prácticamente sin sentir los efectos de la embocadura, dirigido exclusivamente con las piernas y con la cintura. Resulta meritorio cuando se le dan todas las ventajas al toro y el embroque se produce en los medios del ruedo. Más meritorio aún, si se ejecutando al sesgo. Fue el caso de Valencia, donde con Apolo cuajé esta suerte con máxima pureza.

-¿Cuál es su secreto para sacar el mayor rendimiento a sus caballos?
-Trabajar mucho con ellos y dedicarles muchas horas. Al caballo para exigirle hay que conocerlo perfectamente. Este conocimiento comienza en lo referente a su capacidad física, a su psicología, personalidad y sus reacciones. También hay que tener muy en cuenta sus componentes técnicos. A todos los caballos no se les puede exigir lo mismo. Cada uno tiene su límite y, en ningún caso, se debe sobrepasar ese límite. Yo procuro dialogar mucho con ellos, establecer un canal de comunicación para transmitirles seguridad y serenidad. No olvidemos que el caballo torero bueno va hacia el toro no por la presión o mando que el torero a caballo ejerce sobre él, sino porque le gusta torear y quiere torear. Además, cada caballo, el día que va a torear ya en el calentamiento te dice cómo se encuentra y la actitud que va a tener delante de la cara del toro.

“El caballo torero bueno va hacia el toro no por la presión o mando que el torero ejerce sobre él, sino porque le gusta y quiere torear”

-En los próximos días usted torea dos festivales en Almería y Talavera de la Reina. Sus siguientes compromisos son Sevilla y Madrid.
-Sin duda los dos compromisos más importantes de la temporada. Dos plazas que son decisivas para afrontar con garantías entrar en otras ferias relevantes de la campaña. En ambas plazas me siento muy responsabilizado, pero también muy cómodo. Ya he toreado bastantes veces en ellas y conozco el ambiente y las exigencias de su afición. La competencia existente entre los compañeros que vamos a compartir cartel es grande y de ello se beneficiará el aficionado. Estoy tranquilo y confió plenamente en mi cuadra. Solo pido que los toros embistan y me permitan interpretar el toreo como lo siento.

-Y después de Sevilla y Madrid ¿tienes confirmadas algunas fechas?
-Hay contactos con empresas para torear en varias ferias. Todavía es pronto para adelantar con precisión las plazas donde torearé, pero mi intención es torear algunas corridas más que en la pasada temporada. El resultado de mis actuaciones en Sevilla y Madrid, sin ser determinante, puede marcar de alguna formar el resto de la temporada.

Texto: Juan Manuel Sanchez-Morate