Go to Top

Sergio Galán se queda con una oreja en Castellón por culpa del Presidente

    Incomprensible la actuación del palco en la corrida de rejones de la Magdalena de Castellón que ha negado a Sergio Galán la segunda oreja a una merecidísima actuación. Estas cosas no se pueden comprender, parece mentira que los presidentes de las corridas de toros sean tan malos aficionados.

    En la fiesta de los toros, lo primero que tiene que haber es toro. Si no lo hay, como en el caso del astado que le ha tocado en suerte a Sergio Galán esta tarde, habrá que valorar la profesionalidad del torero por sacarle algo a su oponente. El presidente de hoy no se ha debido dar cuenta de todo esto o lo que es peor, a lo mejor sí que lo ha hecho, pero lo ha disimulado muy bien. Los buenos aficionados que ocupaban las tres cuartas partes del aforo de la plaza han pedido con fuerza la segunda oreja, pero el usía, con una actuación nada clara, ha hecho que las mulillas salieran de la plaza sin haber concedido el segundo trofeo.

    Incomprensible, volvemos a repetir, la actuación del Presidente. ¿Se le puede pedir más a una faena como la que Sergio Galán ha tenido hoy en Castellón? Juzguen ustedes mismos.

    Salió el toro de Los Espartales que Uranio paró de manera elegante, dándole espacio el torero y sacando lo que pudo de un toro que desde que abandonó los chiqueros dejó claro que no iba a colaborar en la faena y a pesar de ello, dirigiéndose muy despacio y dando ventaja al toro, Sergio Galán clavó un buen rejón de castigo. Fue el turno del gran Vidrié, un caballo torero de altísimo nivel. Con él y, sobre todo, con la calidad de las suertes que ejecuta el torero taranconero, el público castellonense se ha levantado de los asientos cada vez que Galán clavaba una banderilla. La faena continuaba yendo a más. A continuación, montando a Apolo brilló en el tercio, llevando al toro muy toreado y ajustado, citándolo y pegándose un arrimón para poder sacarle el mayor partido. Con Fado arriesgó en las cortas, ante un astado completamente parado que no colaboró. Pisando los terrenos del rajado animal colocó un rejonazo de efecto fulminante que provocó que la plaza se tiñera inmediatamente de blanco.

    ¿No son razones suficientes para que un presidente, la máxima autoridad de la plaza y se supone que un gran aficionado, conceda la segunda oreja a un torero? Como les he dicho, juzguen ustedes mismos. Lo peor de todo es que el público que ha pagado su entrada religiosamente ha pensado hasta el último momento, que sí había segundo trofeo y luego, se ha encontrado con la sorpresa. A cambio y después de la grandísima bronca dirigida al presidente, han obligado a Sergio Galán a dar dos vueltas al ruedo e insistir a una tercera que el torero decidió no dar.

Reseña. Con tres cuartos de entrada se han lidiado toros de Los Espartales. Sergio Galán ha cortado una oreja y ha dado dos vueltas al ruedo animado por el público después de que el presidente le negara la segunda oreja. Completaban el cartel Rui Fernandes, Andy Cartagena, Álvaro Montes y Leonardo Hernández.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+