Go to Top

Sergio Galán, corta una oreja en la Feria de Abril.

Sergio Galán, llegaba a Sevilla con las armas cargadas de ilusión, esfuerzo y temple. Tanto es así, que a su primer toro se fue a recibirlo a portagayola, encelándole  de salida y llevándole pegado a los pitones, haciendo medias paradas y girando sobres los posteriores a Amuleto, sin duda uno de los caballos que mejor para a los toros en los medios de las plazas de toros donde actúa. El toro de Fermín Bohórquez, llamado Opuesto, pronto llego a la jurisdicción de Ojeda, que brillo a gran altura, dando verdaderos naturales con su grupa. Con la plaza puesta en pie y sin apenas tiempos muertos, llegaron las piruetas delante de la cara del  toro a lomos de Titán, que demostró la seguridad que Sergio tiene en este caballo tordo en fase blanca. En ese momento la faena estaba calando entre los aficionados sevillanos, que poco a poco iban tomando nota del excelente nivel de doma y de torería que exhibía el de Tarancón. Llegó  el momento de la verdad y había que rematar la faena, con Fado clavó en los terrenos de las cercanías de los pitones dos rosas en lo alto. Un pinchazo alto  y medio rejón fue lo que ensombreció la faena a Opuesto.

En su segundo, Sergio, puso toda la carne en el asador y con Descarado cobró un rejón de castigo ante Mestizo nº 96, un toro que salió muy parado y con falta de fijeza. En ese momento Sergio apostó fuerte y salió Capricho, el hijo aventajado de Vidrié, con él llego el temple y los cites en la misma cara del toro, para luego salir con paso firme y pausado de las embestidas que fueron a más según se desarrollaba la faena, que poco a poco se venía para arriba y allí  estaba Apolo, que poco a poco consiguió que los aficionados se fueran entregando a su excelente piaffe, pisando los terrenos acotados de la verdad de sus pitones. Remató su actuación con un par a dos manos, que le sirvieron para recuperar la confianza en sus posibilidades y recetar un certero rejonazo a lomos de Fado, que a la postre le valió una oreja. Una oreja que vale su peso en oro y que demuestra que su estilo es muy  puro, realizando una faena casi perfecta en el cuarto toro de la tarde.

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 10 de abril 2016

Corrida de Rejones. Toros de la Ganadería de D. Fermín Bohórquez.

Sergio Galán, silencio y una oreja con leve petición de la segunda.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+