Go to Top

Rotunda faena y Puerta Grande de Galán en Albacete

    Importante compromiso el de hoy en Albacete para Sergio Galán, una feria en la que, a pesar de ser triunfador en años anteriores, no pudo acudir por desavenencias empresariales. Sin embargo, esta tarde volvió, y volvió a darlo todo y a triunfar, como ya había pasado años atrás, para demostrar que el buen aficionado lo que quiere es el toreo puro y clásico como el que ha podido ofrecer Galán esta tarde en Albacete.

    El primero de Capea, de casi 600 kilos, salió distraído por la puerta de toriles. Lo esperaba Galán montando a Uranio. Llamó su atención y el toro embistió de manera brusca hasta que Sergio se hizo con él y se dobló con Uranio para clavar dos rejones. Salió Ojeda, que formó un lío en su tercio. Se llevó al toro a dos pistas y de costado, sin perder su cara y estando muy por encima de él. Con esta fuerza y torería clavó Sergio tres banderillas. Fue el turno de Titán. No pudo lucir tanto Sergio al caballo porque el toro ya empezó a pararse y, aunque tras la salida de las banderillas ofreció magníficas piruetas en la misma cara, la falta de fuerzas impidió multiplicar éstas tanto como al torero le hubiera gustado, pero aún así, el espectáculo no pudo ser más brillante. Salió el bonito óleo para el último tercio. Sergio se lució con él con semblante torero. Colocó tres cortas y un buen rejón, pero el toro tardó en caer. Tuvo que descabellar y lo hizo con muy buen tino, y la faena fue premiada con una fortísima ovación con saludos.

    En su segundo Sergio Galán formó un lío gordo. Ofreció su toreo, el de verdad, el elegante y puro que tanto le caracteriza y el público lo entendió desde el primer momento. Esperó al quinto de la tarde en la puerta de toriles con Amuleto, quien para llamar su atención se adornó con un bonito tierra a tierra. Salió fuerte el de Capea pero inmediatamente lo llevó al los medios y consiguió doblarse con él y pararlo en l mismo centro del ruedo donde lo toreó por ambos pitones y le clavó un buen rejón. Vidrié estuvo sensacional, además de muy torero. Templó con él la embestida del toro hasta convertirla en trancos cadenciosos que fueron muy ovacionados desde los tendidos. Pero la faena iba a más y cuando el tordo dio distancia para que Sergio comenzase la suerte, el público empezó a aplaudir y a acompañar cada movimiento. Así hasta dos veces clavó Galán las banderillas al pitón contrario. Fue el turno de Apolo, que salió bailando y llamando la atención del toro con su grupa para llevárselo a los medios. Una vez allí, Galán se alejó para ejecutar la suerte. Primero una banderilla y luego un gran par a dos manos a cámara lenta y muy elegante llegando de lejos al toro. Finalizó la faena con Óleo de nuevo. El público hervía de emoción en los tendidos y la faena no podía truncarse. Y no se truncó. Clavó el taranconero tres cortas muy seguidas y disfrutó adornándose a la salida con el teléfono. Clavó de un rejonazo y cortó las dos orejas.

RESEÑA: Con lleno en los tendidos se ha lidiado una corrida de Carmen Lorenzo. Sergio Galán, ovación con saludos y dos orejas. Completaban el cartel, Andy Cartagena y Diego Ventura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+