Go to Top

– PUERTA GRANDE televisada para SERGIO GALÁN en SANTANDER

El torero a caballo Sergio Galán ha abierto esta tarde la puerta grande de la plaza de toros de Santander al cortar una oreja a cada uno de los ejemplares de Fermín Bohórquez que le tocaron en suerte con las cámaras de Televisión Española en directo como testigos. El clasicismo, la sobriedad y la perfección técnica han sido el denominador común de la gran actuación del torero conquense en la segunda de abono de la feria de Santiago de la capital cántabra. Andy cartagena y Diego Ventura también han rayado a buena altura, si bien el primero emborronó su  actuación al fallar con los aceros.

Con lleno de no hay billetes se han lidiado astados de Fermín Bohórquez bien presentados y de buen juego en general, aunque algo justos de fuerza.
Andy Cartagena: Palmas y ovación con saludos.
Sergio Galán: Oreja y oreja.
Diego Ventura: Oreja y dos orejas.

El torero a caballo Sergio Galán ha redondeado un espléndido mes de julio con una nueva salida a hombros, esta vez en la plaza de Santander. Tras los triunfos del 6 de julio en Pamplona, Chateaurenard, Serranillos del Valle, Las Navas del Marqués y Valencia, la tarde de hoy ha supuesto un broche de oro para este importante mes. Charro, de salida, Capea, Ciclón y Montoliú, en Banderillas, y Revolera con las cortas, han firmado una tarde espléndida de toreo puro y despacioso.
El primer enemigo del conquense, un cinqueño de Fermín Bohórquez, no se lo puso fácil al torero, que ha demostrado técnica, doma y ganas de triunfar en el coso de Cuatro Caminos. Previendo la falta de fuerza del animal, Galán le ha clavado sólo un rejón de castigo para aprovecharlo al máximo en banderillas, donde la labor de Barroso y Capea, y sobre todo la de Revolera en el último tercio, han sido fundamentales para pasear una oreja a base de sobriedad. La seguridad con el rejón de muerte, además, comienza a ser una seña de identidad del de Tarancón.
El segundo, algo más pequeño y con mejores hechuras, ha resultado, sin embargo, más parado, si cabe, que el anterior, lo que no ha sido óbice para que Galán le haya instrumentado una faena plena de torería y de verdad, a lo que contribuyeron Charro (el nuevo caballo que se ha adaptado sin dificultades a la cuadra) y Montoliú, que ha protagonizado tres quiebros sencillamente perfectos. De nuevo un gran rejón de muerte a lomos de Revolera ha tirado al animal sin puntilla antes de pasear por el anillo la oreja que le abría la décima puerta grande de la temporada.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+