El quinto de la tarde llegaría al patio de arrastre sin las orejas puestas. Alcotán lo recibió doblándose hasta parar en los medios. Embroque y Ojeda estuvieron a la altura en una faena de gran transmisión. Algo que terminó de culminar Apolo, con un par a dos manos. Sobre Óleo, enterraba por completo un rejón de muerte que cerraba el círculo de una faena redonda.
Artista había sido el encargado de recibir al segundo de Passanha. Capote, con su juventud y su torería, y Titán, con su temple y sus piruetas, protagonizaban un importante tercio de banderillas que cerraba Óleo clavando unas cortas y una rosa. Así se terminaba una bonita faena que era pinchada con el rejón de muerte.
#puroGalan