Raza: Lusitano.
Capa: Bayo.

Una estrella en la cuadra. Un torerazo con temple, valor y carácter. Poseía un gran equilibrio, se movía muy bien y facilitaba mucho la doma. Se caracterizaba por un gran valor y su sangre fría andando hasta metro y medio de la cara del toro y quedándose muy quieto. Poseía un gran carácter dentro y fuera del ruedo, llevaba el toreo dentro.

Un caballo muy completo y lidiador tanto por delante como por detrás, se caracterizaba por unos quiebros  perfectos e inigualables.

Hay que resaltar sus actuaciones en Madrid, A Coruña, Pamplona o Nimes, dónde estuvo francamente bien.

Murió de un infarto cuando tenía cerca de veinte años.