Go to Top

La gran faena de albacete es de Sergio Galán

    Albacete vuelve a disfrutar de nuevo del buen toreo de Sergio Galán que esta tarde ha realizado lo más interesante del espectáculo de rejones y que cortó dos orejas que pudieron ser tres.

    La corrida empezó con un cambio de ganadería. Los de Bernardino Píriz fueron sustituidos por Luis Terrón, sin embargo, no salió tan mala como se esperaba. El primero de Sergio Galán fue un toro de buen comportamiento pero con una presentación muy muy seria. Ver aquella estampa de toro, caballo y torero impresionaba a cualquiera. Uranio lo paró de salida. Parecía que no le imponían aquellos pitones y gracias al rejoneador se desenvolvió con soltura ante la cara del toro realizando cuatro impresionantes pasadas. Fueron tan bonitas que hicieron e¡pensar en un torero de a pie con un capote recibiendo al toro. Lentas y con el toro centrado en el caballo gracias a la técnica del torero. Vidrié toreó muy de costado llevando ligado al burel a la grupa y toreándolo por ambas manos. Así clavó Sergio Galán tres banderillas. Tampoco impresionaron a Ojeda los inmensos pitones del de Luis Terrón, queriendo arrimarse para meter su cara entre los pitones y morderlo. Menos mal que Sergio controló la situación y no lo permitió. Ahí se ve cuando un torero es el que lleva las riendas -y nunca mejor dicho- y evita que su caballo haga lo que realmente su bravura le provoca. Con él puso dos banderillas que fueron muy aplaudidas por el público. Tres cortas clavadas en carrusel sobre Fado y un gran rejonazo le hicieron ganador de una oreja. Si esto hubiese ocurrido en un toro que fuera el que abría plaza, posiblemente hubieran sido dos. La crítica, por lo menos ha sabido apreciarlo.

    Más complicado ha sido el segundo. Amuleto lo paró sensacional, clavando Sergio sobre éste un rejón de castigo. No tenía fuerza el astado como para aguantar un segundo rejonazo y Sergio, muy sabio sacó a Apolo que causó sensación en los tendidos. Cuatro banderillas, todas distintas, dando distancias cambiando la manera de embrocar y sobre todo demostrando Sergio Galán que domina el más puro toreo a caballo arrancaron los aplausos de una plaza prácticamente llena.  Se despidió el torero de Albacete con Fado, con el que puso tres rosas y un gran rejonazo que le hicieron merecedor de otra oreja, saliendo en hombros al finalizar el festejo.

Reseña: Con la plaza casi llena se ha lidiado una corrida de Luis Terrón. Sergio Galán oreja y oreja. Completaban el cartel Diego Ventura y Leonardo Hernandez.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+