Go to Top

Galán vuelve a Salamanca y sale a hombros con dos orejas

        Volvía Sergio Galán a Salamanca y lo hacía después de que las injusticias del mundo taurino le hubiesen mantenido fuera de este ruedo los últimos años. Volvía también demostrando el altísimo nivel de su toreo y dejando constancia, una vez más, que un torero a caballo como él debe estar presente en las plazas importantes.

    Recibió con Uranio Sergio Galán a su primero, un toro que salió embistiendo a arreones y derrotando, complicando el inicio de faena. La templanza de Galán a lomos de Uranio, consiguió encelar al toro en el caballo tras clavarle dos rejones de castigo. El tercio de banderillas dio comienzo con Ojeda. La capacidad torera de este caballo es espectacular, y así lo demostró desde que pisó el albero. No perdía de vista la cara del toro, creando una tensión entre ambos que Galán matizó con elegancia en sus banderillas. El toro continuaba derrotando y complicando la faena, pero primero con Ojeda, y luego con Titán, consiguió estar muy por encima de su oponente. Magnífico está siendo el final de temporada de este caballo, prácticamente nuevo en la cuadra de Sergio. Transmite facilidad y gracilidad en sus piruetas y, sin embargo, pocos caballos y pocos toreros son capaces de dar las mismas a tan poca distancia del toro. Por suerte, los buenos aficionados lo valoran. Para terminar salió Mago. Aunque el toro estaba ya parado, los derrotes complicaban el tercio final donde los terrenos que se pisan son más comprometidos. Aún así pudo clavar tres rosas ligadas. Lástima que con el rejón el toro tardase en caer y tan sólo fuese ovacionado.

    De gran nivel fue también la segunda actuación en la que Sergio Galán cortó las dos orejas a su toro, un animal que salió muy distraído de chiqueros y al que el torero recibió con Amuleto clavando dos rejones de castigo. Llegó con Vidrié a los tendidos, templando en la suerte de banderillas y toreando despacio, acercándose poco a poco al toro y batiéndose al pitón contrario pisando terrenos tan comprometidos que los aficionados estallaban en aplausos. Las siguientes dos banderillas las colocó sobre Apolo. El bonito perla se balanceaba ante el de Sánchez y llamaba su atención con piaffes bailarines que los tendidos acompañaban con palmas. La ejecución fue perfecta en ambos palos y La Glorieta despidió al caballo con una gran ovación. Cerró la actuación Fado. La faena iba cada vez a más y la emoción tras las dos rosas llegó con un rejón de muerte perfecto, que hizo que los tendidos se tiñeran de blanco pidiendo las dos orejas y siendo éstas concedidas por la presidencia.

Reseña:  Con tres cuartos de entrada se han lidiado toros de Ángel Sánchez y Sánchez. Sergio Galán, ovación y dos orejas. Completaban el cartel Pablo Hermoso de Mendoza y Joao Moura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+