Maximino Pérez comienza a cerrar las contrataciones de la feria taurina y el rejoneador de Tarancón, que regresa al ciclo “sanjulianero” tras la notoria ausencia del año pasado, es el primero en estampar su firma.

Avanza la temporada taurina y el mes de agosto cada vez está más cerca en el horizonte. La Feria de San Julián comienza a dibujarse en la mente del empresario Maximino Pérez, que en los próximas días va a empezar a cerrar las primeras contrataciones de forma oficial.
Ahora bien, ya hay un nombre apuntado en la agenda: Sergio Galán. El rejoneador de Tarancón es el primer nombre propio del próximo ciclo sanjulianero, tal y como puede avanzar La Tribuna. La firma de este contrato tiene especial importancia después de la ausencia del año pasado. “Torear en mi tierra, antes mis paisanos y en mi plaza siempre es una de las fechas del calendario donde más responsabilizado e ilusionado estoy”, comenta Galán.
Con respecto a 2017, el jinete quiere poner tierra de por medio, pues considera que es “agua pasada”, aunque eso sí, “no fue lógico”. “El año pasado fue muy especial para mí porque cumplía 20 años como profesional, y no poder torear en Cuenca fue una espinita que me quedó clavada”, explica. De hecho, “me hubiera hecho mucha ilusión torear y hubiera hecho algo especial”. Con todo, “ya es pasado, y ahora las circunstancias son otras, las cosas se han hablado y se han arreglado y estamos en otra situación”.
Con respecto a su reaparición en Cuenca tiene claro que el objetivo como en todas sus actuaciones, es superarse, y por ello lucha cada temporada: “Por mejorar mi concepto, mi cuadra, mis conocimientos…” Por esta razón, y tras el año de ausencia, cree que la afición conquense verá a un Galán “más maduro  y redondo”, sobre todo porque “la experiencia va sumando a la hora de hacer un mejor toreo a caballo”. La temporada pasada y lo que llevamos de ésta refrendan “la madurez y la consolidación” de este rejoneador, que atraviesa “uno de los mejores momentos” de su carrera.
Durante el tiempo que ha transcurrido desde su último paseíllo en San Julián no solo ha crecido él como torero, sino también el nivel de su cuadra. De esta forma Cuenca verá debutar a Embroque, una de las perlas más valiosas de su equipo. El propio rejoneador no descarta tampoco, dependiendo de cómo evolucione la temporada, la puesta de largo de otros caballos jóvenes como Capote o Bambino. Estas promesas se sustentarán en pilares clavo como Ojeda y Apolo, “que me dan mucha seguridad a la hora de afrontar tardes importantes como ésta”. En definitiva, “es una combinación entre juventud y veteranía”.

GANADERÍA RESEÑADA. Dentro de su regreso al serial conquense, lo que menos le convence es la divisa reseñada: Benítez Cubero, y es que “creo que ahora mismo hay ganaderías con más regularidad y en mejor momento”. Sin embargo, “cuando iniciamos las negociaciones ya estaba la corrida reseñada y comprada y es un tema que no pudimos cambiar”. Galán reconoce que le gustaría ir con otro tipo de hierro “con más garantías” – como El Capea o Fermín Bohórquez – porque de esa forma ” se asegura más el espectáculo y me dejaría dar una dimensión mayor”. Dicho esto, “es lo que hay e intentaremos aprovechar las opciones que nos den”, y es que “hemos aceptado  porque la intención de uno siempre es torear en su tierra”.