Tres orejas cortaba Sergio Galán en Zamora. Tres orejas que se arrancaban de la misma forma que hubo que arrancar las embestidas. Dos toros de Romao Tenorio difíciles, más el primero que el segundo, complicados de fijar en el caballo.
Sobre Amuleto se clavaban dos rejones de castigo que intentaban encelar al toro en el caballo. Pero el animal seguía sin poner de su parte. El tándem jinete-caballo tuvieron que aportarlo todo. Ojeda y Bambino destacan en banderillas y Óleo terminaba de poner los pañuelos en las manos del tendido Zamorano para pedir la primera oreja.
Sobre Alcotán recibía al cuarto de la tarde. Esta vez, fueron Capote, Titan y Apolo los que llevaron el peso del tercio de banderillas. Apolo toreaba con la grupa… para después rematar con un precioso par a dos manos. Y de nuevo Óleo en el ruedo para enterrar una oreja que le terminaba de afirmar las dos orejas.