Go to Top

El mejor homenaje al abuelo Emilio y a Adolfo en Horcajo de Santiago

    Hoy era un día cargado de sentimiento. Sergio toreaba en Horcajo de Santiago, localidad muy cercana a Tarancón donde Galán ha toreado desde sus inicios y a la que, por eso y por la cantidad de amigos que tiene allí, le une un vínculo especial. Pero sobre todo, era un día cargado de recuerdos porque se lidiaba una corrida del abuelo Emilio, es decir, de la ganadería de D. Emilio Galán, y porque una triste noticia ha acompañado la jornada, la muerte del querido Adolfo, gran amigo y mozo de espadas de Sergio en sus años de inicio. A ellos especialmente iba dedicada la tarde de hoy, en la que el torero ha cortado tres orejas y un rabo y uno de los ejemplares ha sido premiado con la vuelta al ruedo por su casta y bravura.

    El primero de la tarde ha salido suelto y distraído pero Sergio lo ha parado con Amuleto, quien ha conseguido que el astado lo siguiera hasta clavar un rejón en los medios. Con Vidrié ha estado sensacional, toreando a dos pistas y clavando tres buenas banderillas al pitón contrario. Llegó el turno de Titán con el que el torero y los aficionados disfrutaron con las piruetas del tordo en la misma cara del astado, algo que enloqueció a los tendidos que además había realizado una bonita suerte de banderillas llegando muy de frente. Con Óleo colocó tres cortas en todo lo alto y mató de un rejón. La faena fue premiada con una oreja.

    El lío vino en el segundo de Galán, ejemplar que demostró mucha fijeza desde que el torero lo esperaba con Ben-Hur con el que clavó un rejón de castigo y se dobló por ambos pitones hasta pararlo. Ojeda estuvo a altísimo nivel haciendo las delicias del público. Toreó Galán con el caballo metiendo la cara entre los pitones del toro, muy de frente y muy torero, mientras los tendidos aplaudían la bonita estampa. Dando la ventaja al toro clavó tres banderillas y salió ovacionado de la plaza. Continuó Apolo con el que comenzó la suerte poniendo una banderilla y adornándose con su passagge. Lo sacó Sergio de tablas con la cola y con un bonito balanceo llamó su atención para colocar un grandioso par a dos manos. Volvió a pisar el albero con Óleo que se dobló muy bien toreando por ambos pitones hasta llevárselo a los medios para clavar tres banderillas cortas muy ligadas y un rejonazo de efecto fulminante que hizo que el toro cayese literalmente sin puntilla. La torería de Sergio Galán fue premiada con dos orejas y un rabo y el astado con la vuelta al ruedo. Orgulloso habrá estado D. Emilio Galán viendo desde el cielo a su nieto con este bravo ejemplar de su hierro.

    Finalizó la tarde por colleras junto a Juan Manuel Munera. Sergio Galán esperó el novillo con Amuleto, que salió complicado y embistiendo a arreones hasta que, tras colocarle el rejón, se hizo con él y logró templarlo. En banderillas sacó a Trópico con el que hizo disfrutar del tercio. Con él puso hasta tres banderillas bonitas llamando al toro con un tierra a tierra y clavando al estribo. Finalizó su turno con Fado, con el que pudo poner dos banderillas cortas a un toro que ya se había quedado muy parado y complicó la suerte final. La actuación por colleras recogió una ovación.

RESEÑA: Con tres cuartos de entrada se han lidiado ejemplares de Emilio Galán. Sergio Galán, oreja y dos orejas y rabo. Por colleras, ovación. El tercero de la tarde fue premiado con la vuelta al ruedo. Completaba el cartel Juan Manuel Munera.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+