Go to Top

El mal juego del ganado desluce la actuación de Galán en Sevilla

    Dicen que Sevilla tiene algo especial, y lo tiene, no cabe duda, pero hasta lo más mágico y el entorno con más duende puede quedar deslucido si las ganas, la ilusión y el trabajo de tanto tiempo no tiene relevancia por culpa del toro.

    Eso es lo que ha pasado en la matinal de rejones. Las ganas de Sergio Galán a lomos de Ciclón haciendo el paseíllo y la disposición que ha tenido en todo momento se han visto truncadas por el mal juego del toro de Murube que le ha caído en suerte. Sobre Charro paró al manso, a quien desde el principio se le vio venir. Un rejón de castigo fue suficiente para dar paso al tercio de banderillas sobre Vidrié. Sonó la música de la banda acompañando la buena lidia del equino que colocó dos banderillas acometiendo la embestida del toro de frente. Adornó la actuación con bonitas pasadas. Con Apolo volvió a sonar la música que acompañó toda la actuación del bonito perla, muy aplaudida por el público. El toro continuaba parado y la dificultad era obvia. Por todo ello el esfuerzo fue mayor cuando salió Fado para clavar dos rosas en todo lo alto y un par de cortas a dos manos de perfecta ejecución. Tras un pinchazo, Sergio Galán finiquitó la faena con un tremendo rejonazo. Una pena que los aficionados sevillanos no pudieran disfrutar del buen toreo al que están acostumbrados los seguidores de Galán por culpa de la mansedumbre del ganado. Pese a ello, y como muestra de su buena afición, premiaron al torero con una ovación que Sergio recibió en el tercio.

Reseña: Con lleno se ha lidiado una mansa corrida de Murube. Sergio Galán, ovación con saludos. Completaban el cartel Antonio Domecq, Rui Fernandes, Andy Cartagena Joao Moura hijo y Leonardo Hernández.

Fotos: Antonio Milla

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+