Go to Top

"De mis cuatro triunfos en Madrid, el de este año es el que más he disfrutado"

    Sergio Galán habla en Diario Palentino de su importante actuación de Madrid de este año en Las Ventas y de su temporada, sus caballos, sus sueños… Una entrevista de Jorge cancho que os reproducimos a continuación.

    Lleva ya muchos años entre las posiciones más granadas del escalafón, si bien cada temporada va superando metas, subiendo peldaños y dando pasos al frente para llegar a ser algún día el número uno. Así, en este 2012 lograba en ‘San Isidro’ abrir por cuarta vez la puerta grande de ‘Las Ventas’, algo que está al alcance de unos pocos escogidos. Una temporada ésta de las más importantes de su carrera, en la que se le han visto faenas más macizas que en años precedentes y esa regularidad que buscan todos los profesionales del mundo de los toros.

Cuando está a punto de finalizar la temporada ¿considera que ha cumplido los objetivos que se marcó al principio?

Evidentemente creo que sí. Desde que empecé he ido viendo una evolución constante en mi carrera y este año pienso que tanto mi cuadra como yo hemos dado otro paso más al frente. Y todo ello sin haber tenido nunca maestro alguno que me aconsejara ni me corrigiera,  lo que da aún más valor a todo lo que he ido consiguiendo. Y como las circunstancias me han hecho ser muy autocrítico, pues sé que todavía hay margen de mejora de cara a próximas temporadas.

Pero cuando se llega a ciertos niveles, la mejora es únicamente de matices…

Eso es cierto, pero se puede seguir ahondando siempre en determinados detalles para que las faenas resulten aún más macizas, para mantener una cuadra que te asegure la regularidad deseada, etc. A mí, sinceramente, lo que más miedo me da es quedarme estancado y, de momento, hay campo para seguir trabajando en mejoras.

Una temporada marcada por esa nueva puerta grande de Madrid que desde hace unos años  se le venía resistiendo…

Así es. Por unas circunstancias o por otras se me venía resistiendo en las últimas temporadas y, quizá por ello y también porque te pilla más maduro, la he saboreado de una manera especial. Fue una tarde que marcó un antes y un después en la temporada ya que me dio un impulso muy fuerte.

¿Qué lugar ocupa para usted esa puerta grande entre las cuatro que ha conseguido en Madrid?

La primera y esta última han sido las que más he disfrutado. De hecho son las dos únicas en las que corté dos orejas a un mismo toro. Pero además han sido las más importantes para mí. Y es que la primera, aparte de que siempre resulta especial por todo, supuso un giro de 180 grados en mi carrera, mientras que la de este año ha sido igualmente decisiva, pues al estar más maduro eres más consciente del sistema y de lo que significa un triunfo de este calado. Y a su vez, llegaba en un momento complicado por la crisis, por la reducción de festejos y por la alta competencia que hay en el escalafón.

Madrid marcó, pero hubo otras muchas tardes de gloria

Ha sido, sin duda, una de las temporadas importantes de mi carrera. A lo de Madrid sumaría actuaciones como las de Bayona, Vitoria, Alicante, Ronda y un montón de ferias más en las que salí a hombros. Pienso que, en líneas generales, he tenido faenas más sólidas que en años precedentes y además hemos subido un escalón al actuar en un mayor número de ferias importantes.

El hecho de que pueda apostar desde hace algunos años por la calidad, tanto de ganaderías como de las plazas que pisa, más que por la cantidad, le mete de lleno en el grupo de las grandes figuras…

Bueno, bueno. A mí lo que me interesa es llegar a ser figurón (se ríe). Ahora, hablando más en serio, lo que está claro es que el duro trabajo de todos estos años no ha caído en saco roto dado que ahora me está permitiendo ciertos privilegios. A su vez, la experiencia te hacer cuidar más el espectáculo enfrentándote a determinadas ganaderías de garantías y en aquellas plazas en las que te sientes más respetado.

De los pocos peros de esta temporada, Pamplona

Desde luego. Ese ha sido mi punto negro de este año. Ya en 2011 pinché al toro y se interrumpieron las ocho puertas grandes que llevaba allí de manera consecutiva. Y este año no lo pinché, se me pidió la segunda oreja, pero a la postre no me la dieron, así que el resultado fue el mismo que el año pasado: que me fui a pie de la plaza. San Fermín siempre ha sido un eje fundamental en mis temporadas, de ahí que mi lamento sea mayor por no haber podido volver a la senda del triunfo en este 2012.

Y el aspecto más negativo, el fallecimiento de Montoliú un año después de Capea. Más mala suerte, imposible

Lo de Montoliú fue muy doloroso por inesperado. Tenía pensado retirarle este año, pero físicamente estaba como un potro. Esta es la cara más amarga del rejoneo, ya no solo por el trastorno profesional que te supone, sino más bien por el enorme cariño que coges a los animales tras compartir infinidad de horas con ellos.

Pero ahí quedan en su cuadra los Ojeda, Apolo, Vidrié, Fado, Titán… e imagino que alguna sorpresa tendrá ya preparada para 2013

Así es. Este año ha habido algún que otro caballo que ha estado a puntito de debutar y que al final, como he toreado muchas ferias y la cuadra es amplia, he preferido esperar. Lo que me sucede es que al pisar ahora plazas más importantes, eso me impide rodar como antes a aquellos ejemplares que son nuevos. Y es que en las ferias, con la gran competencia que hay, lo que buscas es amarrar todo lo posible.

«En los toros se deja manipular demasiada gente»

Se ha ganado fama de reivindicativo. ¿Qué le molesta más, eso o el calificativo de eterno aspirante al trono del rejoneo?

El problema en el mundo del toro es que se deja manipular demasiada gente. Aquí se callan todos y nadie dice nada. Si todos habláramos las cosas claras, quizá nos iría mejor. Yo muchas veces, por decir las cosas como son, he tenido desencuentros, pero a la larga me han vuelto a contratar. Es decir, que tu prestigio te lo ganas toreando no por decir o callar las cosas. Y en cuanto a ser el eterno aspirante al trono, lejos de ser negativo yo lo considero todo un elogio, pues eso es que se me ve capacitado para algún día ocupar lo más alto del escalafón.

Dos festejos solo para finalizar la temporada. ¿Se le ha hecho corta?

Queda Zaragoza, el domingo día 14, y Alba de Tormes, el 21. Sí que me da un poco de pena que se termine pues es ahora al final cuando siempre te notas más entonado y más fino, al igual que les sucede a los caballos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+