Go to Top

Cuatro orejas y un rabo para Galán en Tarancón

    Cuatro orejas y un rabo ha cortado Sergio Galán está tarde en Tarancón realizando dos faenas redondas.

    Galán esperó a su primero montando a Ben-Hur con el que recibió en el albero doblándose con él y clavando dos rejones de castigo. A continuación, Trópico salió endulzando la faena con su gracioso balanceo y llevándose al toro a sus terrenos le clavó dos banderillas saliendo airoso de la suerte. La faena iba poco a poco a más y Titán apareció para hacer las delicias de todos con sus espectaculares piruetas en la cara del toro poniendo los pelos de punta a los aficionados. Así salió de las dos banderillas, llevando la faena a su punto álgido. Por último pisó el albero Artista. Con el toro ya sin contribuir se volcó Galán para que el espectáculo no decayese, clavando tres cortas muy ligadas y un gran rejón de muerte que le valieron dos orejas.

    Si la faena al primero fue redonda, la del segundo lo fue casi más. El toro, un poco más complicado, necesitó una lidia solo apta para profesionales. Esperó con Amuleto, consiguiendo templar las embestidas descompasadas para clavar dos rejones de castigo. Salió Ojeda muy torero. Pudo Sergio a su oponente con el tordo viendo cómo sus paisanos se rompían aplaudiendo. Llegó despacio al de Capea para clavar cada una de las tres banderillas y toreó por ambos pitones doblándose con él y llevándoselo de costado. Grande Ojeda y grande Apolo que cogió el testigo. Sonaba la música en Tarancón y el perla bailaba al son. Primero una banderilla llegando con un lento passagge y después un par a dos manos que puso la plaza boca abajo. Remató la faena de nuevo artista con el que Sergio clavó dos rosas y dos cortas muy seguidas antes de clavar un gran rejón de muerte de efecto fulminante que le valió dos orejas y un rabo convirtiéndolo en el máximo triunfador de la tarde.

Reseña: Con casi tres cuartos de entrada se han lidiado toros de Capea. Sergio Galán, dos orejas  y dos orejas y rabo. Completaban el cartel Francisco Benito y Miguel Moura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+