Go to Top

Buen toreo en Santander e impresionantes caballos de banderillas

    Un año más la plaza de toros de Santander ha contado con Sergio Galán en su tradicional fetejo de rejones de la Feria de Santiago. Una Feria en la que Sergio Galán ha resultado triunfador otros años, triunfador, hasta sin cortar orejas. Con esto quiero decir, que el público de Santander es inteligente a la hora de valorar el buen toreo y tiene en cuenta las dificultades que puede conllevar un toro sin opciones.

    Hoy ha pasado algo parecido. El primer toro de Galán tenía clase, pero no tenía movilidad y menos aún, fuerzas. De esto último ha andado tan justito, que ha llegado a perder las manos hasta cuatro veces durante la lidia. Sergio le paró con Charro, con quien clavó el primer rejón. Vidrié, sensacional, como siempre. y Vulcano, superior, llamando al toro con un espectacular tierra a tierra. Para matar, sacó Sergio Galán a Ciclón. Clavó previamente unas cortas ya que el Presidente le negó las rosas. Una lástima que el rejón cayera un pelín trasero y el toro tardara en caer. Pero como el público de Santander es muy aficionado y sabe valorar el buen toreo, premió al rejoneador conquense con una gran ovación.

    Fue el quinto de la tarde un toro mejor que el primero de Galán. Paró con Habanera realizando un magistral toreo de salida, momento en el que clavó un rejón en todo lo alto. Ojeda se dobló en banderillas realizando bonitas suertes y perfectos embroques, al igual que Apolo, que completamente recuperado del percance de Pamplona, deleitó al público con su balanceo o "baile", porque es un caballo bailarín. Volvió a salir Ciclón para rematar la faena. Con éste, Sergio Galán puso tres cortas que ponían el culmen a una faena que finalmente se delució con el rejón de muerte. Fallar con los aceros, puede pasar de vez en cuando, aunque no sea habitual en este rejoneador. Precisamente por eso, por el gran toreo que realizó ante el quinto, el público volvió a premiarle con una ovación.

    Sergio Galán da la talla donde va. Está claro. Las orejas no siempre son sinónimo de buen toreo, eso hemos podido comprobarlo hoy. También hemos comprobado el gran momento por el que atraviesa su cuadra y el nivel de perfección y de espectacularidad de sus caballos de banderillas, por destacarlos en especial esta tarde. Una pena el fallo con el rejón de muerte que no permitió que tocara pelo, pero Sergio Galán ha vuelto a demostrar una vez más, esta tarde en Santander, que si está arriba es porque se lo merece y cada vez más gente, se da cuenta de ello y valora más la buena técnica, la elegancia, la precisión y la ejecución de las suertes a otras cosas más llamativas pero que son, al fin y al cabo, recursos para conseguir el aplauso fácil.

Reseña: Con lleno en los tendidos se ha lidiado una corrida de toros de Los Recitales mansa y justa de fuerzas. Sergio Galán, ovación en su lote. Completaban el cartel Andy Cartagena y Sergio Domínguez.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+