Empezaba el festejo en Talavera. En esa plaza donde un gran torero se dejó la vida y tantos y tantos se la juegan cada temporada. Sonaban clarines y timbales y, toreros en el ruedo, se guardaba un minuto de silencio en honor al maestro Joselito “El Gallo”. 
Asomaba por chiqueros el primero de la Ganadería Hnos. de Ángel Sánchez y Sánchez. Y Amuleto le esperaba de frente. Un Amuleto que no pisaba los ruedos desde ese percance en Valencia. Suelto el astado de salida Sergio sobra Amuleto templaron su embestida en los medios para después colocar un rejón de castigo en todo lo alto. Turno de Embroque. Muy torero. Nada raro en él. Continuaba imprimiendo la templanza en la faena. Con el toro muy cosido a la grupa. Titán pudo lucir sus piruetas aunque su contrincante pecaba de estar parado. Teniendo jinete y caballo que provocar las arrancadas. Óleo ponía punto y final con unas banderillas cortas y dos rosas al caracoleo a una faena que quedó en silencio tras no acertar con los aceros y precisar del descabello.
Apenas una hora después de nuevo se encontraba Sergio frente a chiqueros. Esta vez sobre Alcotán. El tercio de banderillas lo abría Capote, el caballo más joven de la cuadra. Protagonizando unas banderillas con un ajustado embroque. Al quiebro. Rematando con una pasada muy torera. Turno de Ojeda. Y el tendido en pie. Toreo cara a cara. En los medios. Una faena de más a más que terminó de culminar con un par a dos manos sobre Capricho. Óleo cerraba de nuevo una importante faena con un rejón que se enterraba en todo lo alto y dejaba al toro sin puntilla. Dos orejas que eran la indiscutible recompensa de una faena redonda de toreo puro y clásico a caballo.
#puroGalán